Cómo afecta el estrés al estado de tu piel

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Las vacaciones siempre se nos quedan cortas. A todas. Esto es una obviedad. Cuando empezamos a entrar en ese estado de tranquilidad absoluta, nos olvidamos del correo electrónico, las notificaciones del móvil y hasta del camino para llegar al trabajo, debemos volver a la rutina. Y con ella, al estrés, las preocupaciones y la ansiedad por hacer demasiadas cosas en tan solo 24 horas.

Todos estos cambios asociados a la vuelta a la ‘normalidad’ desencadenan efectos perjudiciales no solo a nivel emocional, sino también en nuestro físico. En este sentido, la piel es probablemente el órgano donde más visible se hacen los efectos del estrés.

En algunos casos, este ritmo de vida tan acelerado puede estar estrechamente relacionado con la aparición de arrugas y con la pérdida de la tesura de la piel. Asimismo, la ansiedad también tiene efectos en la producción de ácido hialurónico, que resulta fundamental para una regeneración celular.

 

Combate los efectos negativos del estrés en tu piel

Nadie puede librarse de sufrir un poco de estrés a lo largo de su vida, pero lo que sí podemos hacer es combatir los efectos que éste puede generar sobre nuestra piel en forma de arrugas, pérdida de luminosidad, bolsas u ojeras. Para ello, es muy importante tener nuestra cutis bien preparada, manteniendo los niveles adecuados de grasa y agua. La clave, sin duda, es la hidratación. Tener una piel bien hidratada la protegerá de agentes externos, como el sol o la polución.

Por eso mismo, resulta fundamental la constancia en el cuidado de la piel. Adoptar una rutina de higiene y cuidado facial  que hidrate la dermis y aporte los nutrientes necesarios evitará efecto negativos sobre ella. En el caso de las pieles maduras, será especialmente importante tratar nuestra piel con productos cosméticos diseñados específicamente para combatir los efectos del envejecimiento prematuro a causa del ritmo frenético del día a día.

Además de esto, tener una alimentación equilibrada, dormir 8 horas al días y practicar deporte u otras actividades de ocio que reduzcan los niveles de estrés, ayudará también en esta tarea.

 

Tratamientos faciales contra los signos del estrés

Gisèle Denis cuenta con una amplia gama de cremas, concentrados, tónicos y ampollas que pueden ayudarte a combatir los signos visibles del estrés en tu rostro. En el caso de los tratamientos en ampollas, ofrecen soluciones de acción inmediata. Por ejemplo, las ampollas flash beauté aportan los nutrientes necesarios para que el rostro luzca radiante. Las ampollas con colágeno marino están diseñadas para reafirmar, las de ácido hialurónico para favorecer una hidratación intensiva o las que incluyen extracto glicólico de caviar para facilitar la regeneración celular.

Con estos consejos, la vuelta a la rutina será más llevadera, ¡al menos para nuestra piel! Te invitamos a que nos sigas en redes sociales para conocer más artículos como este.

Post a comment