Mujer que ha seguido los consejos de cosmética para cuidado solar.

¿Cómo protegerse del sol? Nociones básicas para el cuidado solar

¿Qué efectos tienen las radiaciones UV en nuestro organismo? ¿Cuál es mi fototipo de piel? ¿Cómo asegurarnos de que estamos completamente protegidas frente al sol? En este artículo, os contamos algunas nociones básicas para un cuidado eficiente de la piel frente a la radiación social. 

 

Beneficios y peligros de exponernos al sol

El sol es imprescindible para la vida. No solo a nivel biológico, sino también psicológico. Su efecto en nuestro estado de ánimo es evidente. Basta pensar en esos días nublados en los que nos sentimos más cansados y sin energía. El sol nos remite a momentos felices, a actividades al aire libre y al buen humor. Además, es una fuente fundamental de vitamina D, con efectos muy positivos en la salud, como su capacidad para absorber calcio. 

En contrapartida, una exposición continuada o en momentos de gran incidencia, puede desencadenar problemas graves como el cáncer cutáneo, el fotoenvejecimiento o enfermedades que se originan de la disminución de las defensas inmunitarias del organismo. Por ello, es ineludible tomar precauciones eficientes contra los efectos nocivos de la radiación solar, más aún teniendo en cuenta la memoria de la piel ante las agresiones externas. 

 

¿Qué efectos tienen las radiaciones solares en nuestro organismo?

Las radiaciones ultravioletas se dividen en tres tipologías: rayos UVC, que no tienen incidencia en la superficie terrestre, rayos UVB, que son los responsables del enrojecimiento y de las quemaduras en la piel y los rayos UVA, con una incidencia más profunda en nuestro organismo y culpable del envejecimiento de la piel y la aparición de problemas más serios como el melanoma o el cáncer de piel. 

Debemos tener en cuenta que los rayos ultravioleta inciden de forma constante en la superficie terrestre y, por tanto, en nuestro organismo, incluso en días nublados, ya que las nubes solo retienen el 10% de la radiación. De igual modo, existen superficies que reflejan la radiación e incrementan su impacto, como es el caso de la nieve, la arena de la playa o el agua. Así pues, resulta imprescindible utilizar protectores solares que reduzcan al mínimo el impacto de los rayos UV sobre la piel. La gama de productos de cuidado solar de Gisèle Denis incorpora diferentes factores de protección solar para garantizar la salud de nuestra piel con productos específicos para el cuerpo y el rostro

 

¿Debo protegerme más según el fototipo de mi piel?

Todas las personas, independientemente de su fototipo de piel, deben utilizar protección solar. Es cierto que, cuanto más oscura es la piel (mayor es su fototipo), más cantidad de melanocitos hay en la piel, aumentando de forma significativa la defensa natural del cuerpo frente a la radiación solar, disminuyendo así el riesgo de eritema solar. No obstante, debemos tener en cuenta que esta defensa natural es insuficiente frente a la radiación UVA. 

 

Consejos para una protección solar óptima

Además de utilizar productos de confianza, debemos seguir una serie de recomendaciones básicas para evitar problemas derivados de la exposición solar. La aplicación de la protección debe realizarse unos 30 minutos antes de la exposición sobre la piel seca, repetir el proceso cada dos horas aproximadamente y siempre después de cada baño. Además, debe utilizarse una dosis generosa, extendiéndola de forma homogénea por toda la piel. 

En Gisèle Denis, somos conscientes de la importancia de una protección solar adecuada, por lo que hemos desarrollado una amplia gama de productos que no solo protegen de las radiaciones solares, sino que trata de forma específica la piel con nutrientes para reparar y prevenir la aparición de arrugas o manchas, así como para conseguir una hidratación óptima.

Post a comment